¡Sonrojo!

Decepción, vergüenza ajena, tristeza.

Estos los sentimientos que suscita la imperdonable actitud de muchos, muchísimos docentes ante el requerimiento de trabajar dos horas más cada semana para “arrimar el hombro” y contribuir a la pronta recuperación de la crisis.

Me honra la amistad de muchos profesores y he de decir que no son todos iguales ni con mucho y me complace que mis hijos se hayan educado con ellos. Les debo mucho y mis hijos mucho más. Es de justicia reconocerlo.

Pero la masa es manipulable y sólo los fascistas más enconados, conscientes de ello, llevan a un lado y a otro según su conveniencia a personas nobles, buenas pero engañadas. Decía Hitler (y me apena citarlo): “Las grandes masas sucumbirán más fácilmente a una gran mentira que a una pequeña”. Efectivamente.

La movilización de los maestros es repugnante. Un colectivo privilegiado que tiene a gala repetir: “Nos engañarán en el sueldo pero desde luego en el trabajo …. no”.

Un colectivo, que goza de dos meses de vacaciones al año,  de todos los puentes habidos y por haber, de la semana blanca, de la semana de Carnaval, de la semana de su barrio, del Patrono de los Maestros y hasta del día de las almorranas. Y no es normal. Se apuntan a un bombardeo y se movilizan por dos horas semanales. No tienen vergüenza.

Dos horas semanales, dos.

Y tenemos que aguantar de estos individuos que nos cuenten sus penas de que esto es por la calidad de la docencia.

¡Anda ya …!

Y son capaces de dejar a nuestros hijos sin clases por tiempo indefinido y eso no es atentar contra la calidad de la docencia. Con el quebranto añadido de la organización familiar.

Y todo esto por dos horas a la semana. ¡Ver para creer!

Lo dicho; quienes abanderan esto son unos miserables y quienes les secundan unos pobres diablos sin criterio. Deberían verse ante la opción de la pérdida de su puesto de trabajo, o de la interinidad indefinida o ante la inseguridad laboral permanente o ante la imposibilidad de hacer proyectos por la inestabilidad de ingresos. Y son tan profesores como los otros.

¡Qué vergüenza, qué insolidaridad y cuánta miseria moral!

Pero sobre todo, qué cobardía; escudarse en la calidad de la docencia para ocultar un interés completamente espurio y mirar exclusivamente por sus posaderas. Porque 20 horas, en muchos ámbitos se dedican al trabajo en tan sólo dos jornadas.

Dicho lo cual, me permito felicitar a los Profesores de verdad, fijos o interinos; a los entregados, a los competentes, a los generosos, a los dedicados y a los vocacionales. Esos sí son los míos, los que yo conozco, los que admiro y a los que debo tanto. Los que me educaron a mí, los que han educado a mis hijos y los que han contribuido a que sean personas de verdad, con valores, con dignidad y con integridad. A todos ellos  ¡Gracias!

Vosotros sí disteis un gran ejemplo.

¿Por qué la Salamandra?

Pues … la verdad de la buena, por hacerme el interesante. Como diría mi hija Irene por es que muy “molón” y por esa pizca de vanidad que todos tenemos.

Hoy, por primera y única vez, voy a hablar de mí. Voy a hacerlo porque me lo debo y porque se lo debo a quien alguna vez me ha buscado en este blog y no me ha encontrado.

En otro orden de cosas, como sabéis la salamandra es un ser mítico perteneciente al clado de los anfibios que se ha asociado al fuego, sea por soportarlo, sea por sofocarlo.

Es una superviviente, del fuego y de otros depredadores, capaz del sacrificio hasta la auto amputación con tal de preservar su vida. Este valor intrínseco, esta capacidad de autotomía ha sido resarcido por la naturaleza capacitándola para regenerar sus miembro amputados. Un animal admirable, sin duda. Llamativa, suave, sin escamas como el lagarto pero peligrosa si se ve expuesta al peligro, capaz de excretar veneno a través de su piel.

Pero ¿qué tiene que ver todo esto conmigo?

Todo y nada. Ya he mencionado mi imperdonable acto de vanidad que trata de suscitar un interés del que más que probablemente carezco.

Sin embargo yo también soy un superviviente que ha debido aprender a soportar su particular tortura; su fuego. He convivido y me he alimentado de él, como la salamandra. He aguantado como he podido pero he aguantado y ahora no soy invulnerable pero sí mucho más fuerte.

La autotomía a la que ha sido necesario someterme a lo largo de mi viaje ha permitido un doloroso aprendizaje de lo valioso, de la tolerancia y de lo admisible e inadmisible.

Por suerte, mis órganos amputados ya han regenerado y es muy poco probable que vuelva a automutilarme. He aprendido a identificar el peligro y a evitarlo pero, que nadie se equivoque, también he aprendido a defenderme con un dulce veneno que sólo muy ocasionalmente transpiran mis poros.

Yo, yo, yo y más yo. Lo sé pero, es mi vuelta al blog y me he sentido obligado a dar una explicación tras mi marcha y mi frustrada anunciada vuelta. Ahora sí. Nunca más sucederá. Yo no soy interesante pero alguna de las cosas que comente aquí, quizá sí. Vosotros tenéis la palabra.

Para concluir, deciros con absoluta sinceridad que me siento muy bien, me siento útil e importante para algunas personas y esto me halaga,  me enorgullece y me anima a crecer.

Creo también que tengo el deber de devolver algo de lo que me ha sido dado y en eso estoy. Procuraré llevarlo a cabo.

Muchas veces, en los bestiarios mitológicos se establece una analogía entre la zarza incombustible de Moisés (Éxodo 3c) y la salamandra, tanto por su resistencia al fuego como por su victoria sobre él. Por ello, a quien este mitológico animal cause cierta repugnancia, que sepa que se le ha asociado y representado en el mundo cristiano como símbolo de la Fe.

Este es mi refugio. Aquí escribiré, compartiré y trataré de aportar en temas quizá banales, quizá interesantes, quizá frívolos pero en cualquier caso, siempre opinables.

Soy Jóse, José Miguel, Chemi o como queráis llamarme.

Soy La Gran Salamandra.

Gracias por soportarme y de nuevo … ¡sed bienvenidos!

Notas de la Gran Salamandra:

Primera:

Como ya anticipé en su día y repito ahora, me niego en rotundo a utilizar el formato : “vosotros y vosotras, miembros y miembras”. Es ridículo y en absoluto denota respeto por la mujer además de atentar contra la norma de la Real Academia Española.

Segunda:

Si alguien desea seguir las entradas nuevas al blog, basta con que pinche este  icono naranja situado en la parte superior derecha de la página y (cruzo los dedos) probablemente le serán notificadas en su correo electrónico.

¡Hasta pronto!

He vuelto.

Pues sí.

Después de casi un mes de reflexión y a petición de mis numerosos admiradores; osea, dos, he decidido volver.

En los últimos tiempos el blog me hacía daño. Cuando te metes en las entrañas de los problemas, si tienes alma, es inevitable identificarte con ellos en gran medida. Espero afrontar las situaciones con un talante un poco menos vehemente y quizá así ganemos todos. Menos mal que siempre procuré hablar de las cosas en positivo porque si no …

Pues eso, que aquí me tenéis. No sé si me leeréis muchos o pocos pero sí sé que lo que haga, lo haré con el mismo entusiasmo que me mueve en mi día a día.

Me alegro de volver a esta pequeña parcela.

¡Gracias a todos los que me habéis leído alguna vez!

Haití 2010. Se nos ha olvidado. Esa y no otra es la verdad.

Ha pasado un año y siguen en la miseria. Casi nadie ha hecho nada por ellos. Nuestras frases de … qué pobres, qué desgracia, qué mala suerte … etc etc etc eran absolutamente vacías. Nos importaban un huevo los haitianos.

Más allá del terremoto, de periodismo de reality, de la imagen impactante, del niño vagando solo por la calle llena de cadáveres, del sms a la cuenta del banco ad hoc sigue sin llegarles ni el 2 % de la ayuda prometida. Pero se nos ha olvidado. Hoy, de nuevo, los telediarios remodelados de las cadenas nacionales, rememorarán la efeméride y volverán a encenderse nuestros corazoncitos, de compasión ahítos, ahítos. (Recuérdese que procedo de familia de fabulistas y algo se pega aunque sea en infumables ripios).

Pues bien, señoras y señores; somos unos mierdas. Así; con todas las letras, M i e r d a s . ¿Qué hemos hecho por ellos? Nada. La inmensa mayoría de nosotros, nada. Ni acordarnos. Porque la desgracia ajena jode, incomoda, lastima y sobre todo, nos recuerda nuestra posición de privilegio. ¡Somos del primer mundo, nos ha jodido!

Y nuestro mérito no va más allá del accidente, de haber nacido en unas coordenadas sísmicamente convenientes, de haber conocido la bonanza y de ser afortunados por lugar y condición.

Porque no somos ni más listos, ni más trabajadores, ni por supuesto más compasivos o más generosos que quienes no tienen nada. Somos sólo más afortunados. Y por supuesto, muchísimo más miserables.

Hace unos días escribía a mi admirado Carlos Herrera (por desgracia no pudo contestarme) pidiendo su amparo intelectual. No podía entender cómo en un noticiario nacional (español) podía reflejarse la miseria de un gimnasio convertido en hospital en la epidemia de cólera de Haití ( sí, sí, esa epidemia plasmada en la foto de la mujer desnuda, moribunda en la calle con la gente pasando impertérrita a su lado) y a los dos segundos, salir tres chefs de la cocina de hospitales españoles diciendo lo bien que iban a a dar de comer a los enfermos locales con la variedad de menús, preparaciones y presentaciones varias de haute cuissine  que por supuesto merecemos cuando nos hospitalizan. Se nos ha ido la olla. Completamente.

He encontrado la foto y la pego. ¡Inaudito! o dicho en lenguaje coloquial ¡pa mear y soltar gota!.

Que levante la mano quien haya recordado a los haitianos más de una vez, al margen de las noticias del telediario. Todo aquel, a quien le haya salido de las tripas ese recuerdo de la miseria haitiana, que dé un paso al frente.

Hoy es uno de esos días en los que uno se borra de todo. Joder qué pena me doy.

Hay un dicho muy vulgar que voy a permitirme repetir aunque no sea ni social ni políticamente correcto. Además es muy maleducado y en un lenguaje que como todo el de esta entrada de hoy, es completamente reprobable. Pido perdón por ello.

Dicen en Zamora, “que cada perro se lama su cipote”. Y eso es lo que hemos estado haciendo (siempre hay honrosas excepciones) todo este año post sísmico. Y la gente en Haití muriendo como ratas. Pero … total … son negros, pobres, analfabetos y unos vagos de siete suelas. ¿Van a jodernos la existencia o a quebrantar nuestra paz espiritual pagada de nosotros mismos y de nuestro buenismo? Anda ya …….. que nosotros, con lamérnoslo ya tenemos bastante. ¿O no?

¿Sabéis lo que os digo? Que sí, que me borro.

¡Y que ha sido un placer!

José Miguel Samaniego, La Gran Salamandra.

Insulina.

Un 11 de enero de 1922, se administró Insulina por primera vez a un paciente en un Hospital de Toronto.

Muchas veces, por lo cotidiano o por lo próximo, pasamos de largo por descubrimientos, hallazgos o conductas que han cambiado la calidad de vida, la supervivencia o la salud de la Humanidad.

La Insulina es un ejemplo de ello porque la Diabetes (enfermedad para cuyo tratamiento se utiliza) era en muchas ocasiones una enfermedad terrible. Aun hoy sigue siéndolo en determinados pacientes. Es crónica, limitante y potencialmente muy grave.

Desde luego, por parte de este humilde bloguero, un día como hoy, vayan por delante dos “quitadas de sombrero”.

La primera para todos aquellos pacientes diabéticos que día tras día se pinchan, primero en los dedos para conocer su nivel de glucosa (lo cual duele un huevo, sépase ahora) y luego donde toque, su dosis de insulina. Multiplique este proceder por dos veces diarias, por 365 días y por un montón de años y verá el mérito de esta gente. Y ni echan espuma por la boca ni nada ni reniengan de su suerte. Un ejemplo, en serio.

La segunda quitada de sombrero va para los investigadores. Quizá sea momento de recordar que desde los tiempos de Banting (Premio Nobel de Medicina por el descubrimiento de esta hormona) hasta la actualidad hemos pasado de utilizar insulinas de cerdo, a sintetizarla mediante ingeniería genética. La introducción en el mercado de la insulina inhalada en lugar de inyectada podía haber sido una vía muy esperanzadora para algunos pacientes pero cierta multinacional de la Industria Farmacéutica decidió retirarla del mercado al no cumplirse sus expectativas de beneficio. Miseria en estado puro.

En la actualidad parece que la investigación va por la línea de las células madre de cordón umbilical que son capaces de sintetizar insulina. Veremos pero, animemos a los investigadores, lo consigan o no. Estamos en sus manos y se lo merecen.

Joan Baez

El 9 de enero de 1941, nacía en Nueva York, Joan Baez.

Desde muy pequeña se vio influída por una familia muy religiosa, cuáquera, en la que su padre, un renombrado físico de origen mexicano, había renunciado a participar tanto en el proyecto de la bomba atómica como de la industria armamentística norteamericana.

Es el icono de la canción protesta de los años 60 y 70. Voz prodigiosa, brillante y letras  encendidas, sociales en las que se intuye su relación con Bob Dylan. Participó en festivales, hoy de culto, como Newport o Woodstock.

Un referente de una época.

Difícil elección. Steve Hawkins, Simone de Beauvoir y Elvis Presley.

Hoy es uno de esos días que me resultan abrumadores a la hora de elegir  una persona o un hecho significativo sucedido hace años y glosarlo en el blog. Hay muchísimos.

Me he decantado por estas tres personas, de actividades, nacionalidades e idearios completamente diferente. A la mayoría de vosotros tanto Steven Hawkins (físico y enfermo de una grave enfermedad cerebral degenerativa) como Elvis Presley (Elvis es Elvis y punto) os resultarán casi de la familia. No seré yo quien alabe o denueste a ninguno de los dos. Por lo que a mí se refiere, ambos reúnen muchísimas más virtudes que defectos y por eso están aquí hoy  con nosotros.

Tengo especial interés en hablaros de Simone de Beauvoir. Muchos la conoceréis, otros no tanto. Os diré que fue una mujer extraordinaria, madre del feminismo moderno, cultísima, existencialista y ligada sentimentalmente a otro monstruo del pensamiento; Jean Paul Sartre. Fue realmente valiente, rompedora con las costumbres de la época e influyó notablemente a través de su cátedra y su obra en la dignificación de la mujer en la sociedad moderna. Su obra, Los Mandarines, quizá la más conocida, mereció el premio Goncourt. Siempre suscitó muchos desacuerdos por su progresismo ligado al sexo aunque se tachó su actitud de pose burguesa, pero lo que es indiscutible es que estableció un cisma con las costumbres de la época, cisma que al cabo, sirvió para que la mujer fuera paulatinamente considerada como merece. Contribuyó a su manera y eso, ya es mucho.

Enlaces varios:

http://www.hawking.org.uk/

http://www.iep.utm.edu/beauvoir/

http://www.elvis.com/

___________________________________________________

La frase del día:

El inconveniente de la autocrítica es que los demás pueden llegar a creerla (Mario Benedetti)

Nicolas Cage. Talento y estupidez.

Un día como hoy de 1964 nació este individuo tan brillante en lo interpretativo como estúpido en su proceder.

Sobrino de uno de los más grandes (Francis Ford Coppola) se cambió el apellido (se apellidaba Coppola también)  para no estar marcado por su tío.

Es sorprendente que una persona con esta capacidad interpretativa se comporte como un auténtico cretino en su día a día. La excentricidad puede entenderse; un cierto grado de ella pero …. ¿comprarse un water de oro macizo? ¿ponerle a tu hijo el nombre de un personaje de comic? ¿arruinarse por  cosas como las que sigue? (extraído de la Wiki)

  • Varios yates.
  • Un jet privado.
  • Un castillo.
  • Un millón de dólares en cómics.
  • 50 coches (entre ellos un lujoso Lamborghini de medio millón de dólares que perteneció al Shah de Iran)
  • Diversas mansiones en Nueva Orleans.
  • Dos islas en las Bahamas.
  • Cabezas miniaturizadas que podrían ser de humano.
  • Una figura del esqueleto de un dinosaurio que compró en una subasta. Este esqueleto está valorado en 276.000$.
  • Sus muchas mascotas. Resaltando un pulpo y dos cobras.

Bien, veamos. Yo creo que estas cosas hay que saberlas.

No tenemos derecho a todo. No vale todo.

Este individuo es un retrasado mental y hay que decirlo alto y claro. Por muy buen intérprete que sea. ¿Pero no le da vergüenza?. ¿Qué clase de mutación genética ha sufrido el ser humano para obrar de esta manera? Dónde queda la mesura, el equilibrio, la compasión, la integridad … de personas como esta. Corrijo, este tío no es una persona, es gente. A secas. ¡Qué decepción! Con lo que me gustaba verle actuar pensé … buen momento para dedicarle unas líneas en el blog. Comienzo a investigar y me encuentro con esto.

Pienso contar estos excesos siempre que pueda porque cada vez que pienso que este tío caga en un inodoro de oro (porque caga como todos los demás, que a nadie le quepa duda) me viene a la memoria la mirada de horror de un hombre de color a punto de ahogarse, tratando de llegar a España en una patera y salvado in extremis , pero muy in extremis ¿eh?, por una lancha patrullera de la Guardia Civil. Este último sólo para poder comer una vez al día, a poder ser todos los días.

Que no. Que no y que no. Que no vuelvo a ir al cine a ver una peli de este bobo. Ya lo decía mi madre … qué mal repartido está el mundo … y tenía razón pero no por lo material. A este tipejo, la vida le ha estafado. Le ha dado talento pero no le ha dado piedad.

Es un miserable pero él no lo sabe y eso ya es peor. Mucho peor.

En un día como hoy, de compras compulsivas, de irresistibles rebajas, de vorágine consumista … mi homenaje particular a quienes desinteresadamente se ocupan de que estas personas subsaharianas o por encima del Sáhara o en Altiplano del Perú o donde quiera que sea -que hay mucho donde elegir- ,  tengan al menos, lo mínimo a lo  que su dignidad como hombres les da derecho.

Empiezo por el “atontao” del Cage y acabo como el Rosario de la Aurora … uffffff.

Si es que no hay derecho, coño….

La historia es la historia pero …

Un día como hoy sucedieron dos hechos completamente diferentes pero ligados por el binomio conquistador y conquistado

Por un lado, los Reyes Católicos entraron triunfantes en Granada recuperando la Alhambra y venciendo a Boabdil. Por otro, Pizarro conquistaba Lima (Perú) y la denominaba como Ciudad de los Reyes.

Siempre se ha dicho que la historia la cuentan los vencedores y quizá sea hora de que hagamos un acto de reflexión sobre ciertas conductas enarboladas en el pasado en aras de la religión y de la avaricia.

Por un lado, la gesta de los Reyes Católicos tiene su enorme trascendencia porque probablemente, de no haber sido así, la vida de nuestro país sería ahora muy ,muy diferente. Pero probablemente, la reconquista estaba justificada. Otros estaban en nuestra casa. Éramos los invadidos aunque … reconozcámoslo, calidad de invasión ¿eh? cultura, arquitectura, ingeniería …

Sin embargo … ¿qué hicimos allende los mares? Uf………. Es estremecedor lo que allí sucedió. Perú es un ejemplo. Nos hicimos con el país sin ninguna otra justificación que el enriquecimiento propio y la imposición del cristianismo por la brava.

Eso sí que fue un latrocinio. Un latrocinio y una masacre. Casi nos cargamos una cultura y una raza. Y elevamos a individuos como Pizarro o Almagro a la categoría de conquistadores.

Si ni siquiera se soportaban entre ellos. Si eran unos asesinos y unos ladrones …

Cada vez que pienso que así me lo enseñaron en el colegio me dan ganas de vomitar.

Por suerte, viajar ha permitido conocer otras perspectivas históricas, a otras personas y otra forma de entender las culturas.

Me conformaría con que no se repitiera el hecho. Bueno, con eso y con que a mis nietos les expliquen en el colegio que aquella gloriosa conquista, ni fue tan gloriosa ni fue conquista.

Buen día de Reyes a todos. Y que SSMM nos traigan, a los hombres una neurona más y las mujeres un poco más de paciencia para aguantarnos. ¡Hala, con hache!

_________________________________________

La frase del día:

Hay crímenes peores que quemar libros. Uno de ellos es no leerlos. (Joseph Bodsky, Premio Nobel de Literatura en 1987)

http://es.wikipedia.org/wiki/Joseph_Brodsky